Hábitos saludables en el trabajo | 15 formas de que te paguen por cuidarte

0
748
Hábitos saludables en el trabajo.

¡Benditos los que pueden vivir sin trabajar! ¡O aquellos que combinan salud y trabajo, como los deportistas! El resto de los mortales tenemos empleos que pueden afectar negativamente la mente y el cuerpo. Por eso, es muy importante contrarrestarlo adquiriendo hábitos saludables en el trabajo.

La buena noticia es que adquirir hábitos saludables en tu trabajo significa que, de alguna manera, te estarán pagando para que te cuides 😎. Si todos los días te tomas un descanso de 10 minutos para ejercitar, al final del año te habrán pagado 40 horas solo por hacer ejercicio.

Es innegable que un ambiente de trabajo saludable nos pone más contentos. ¿No crees que es hora de tomar cartas en el asunto? Con solo adoptar pequeños cambios en tu rutina, te sentirás con más energía y más feliz. Aquí te dejamos 15 hábitos saludables en el trabajo que puedes comenzar a adquirir ya mismo. ¡Sigue leyendo!

15 hábitos saludables en tu trabajo fáciles y rápidos de adoptar

1. Diviértete

Hábitos saludables en el trabajo.

Tener un trabajo que odias no tiene sentido, pero la realidad es que no todo el mundo tiene trabajos divertidos. De todas maneras, puedes hacer mucho para convertir un trabajo pesado en uno más ameno. Decorar tu lugar de trabajo, bromear con tus colegas o salir a almorzar al parque no te hace ser menos profesional.

2. Mantén una buena alimentación

Hábitos saludables en el trabajo.

Una alimentación saludable aporta todos los nutrientes y la energía que necesitas para mantener tu cuerpo sano. Lo que lleves para almorzar en el trabajo es importante, ya que representa casi la mitad de todas tus comidas. Evita comer en tu escritorio y comparte el momento con tus colegas.

Durante la mañana y la tarde, puedes reemplazar las galletas por frutas o cereal. Y no olvides seguir alguna de estas cuentas de salud y nutrición en Instagram para inspirarte.

3. Descansa la vista

Buenas prácticas para rendir más en tu empleo.

Muchos profesionales pasan todo el día frente a un monitor. El cansancio ocular produce ardor en los ojos, sensibilidad a la luz e incluso dolor de cabeza. Es importante parpadear seguido, usar lágrimas artificiales de ser necesarias y tomarse descansos regulares para caminar o mirar por la ventana.

4. Wabi-sabi

Cómo mantenerse sano

No hace falta dejarse crecer la barba y caminar en toga para disfrutar de los beneficios del pensamiento filosófico. Existe la filosofía en la vida cotidiana que te permite ver el mundo de otra manera. Por ejemplo, Wabi-sabi es una filosofía japonesa que te invita a descubrir la belleza imperfecta de las cosas grandes y pequeñas que hay a tu alrededor.

5. Medita

Prácticas para mantenerse sano en el horario laboral.

Hay trabajos estresantes que te mantienen en vilo 24/7. De todas maneras, siempre puedes tomarte una pausa de 10 minutos. Aprender a meditar o simplemente incorporar técnicas para liberar el estrés puede cambiar tu vida por completo.

Puedes aprender más sobre estos hábitos saludables en el trabajo mientras viajas por el mundo en tus próximas vacaciones. En Australia podrás encontrar muchos cursos de yoga para que vuelvas a la oficina completamente renovado. Además, hay muchas oportunidades de trabajo sin experiencia.

Nuestros amigos de GrowPro Experience son especialistas en el tema y están dispuestos a ayudarte en lo que necesites. Por ejemplo, te explicarán por qué necesitas contratar con un seguro de viajes y cuál es el más conveniente. ¡Haz clic en alguno de los cursos que ofrecen y ellos te enviarán sin cargo un presupuesto personalizado!

6. Evita malos hábitos

Cómo mantenerse activo en la oficina.

Es aconsejable no fumar en el trabajo, ¡ni qué hablar de beber alcohol o consumir drogas! Ten en cuenta que si no fumas durante las horas laborales, reducirás tu consumo de cigarrillos considerablemente. Además, el tabaco deja un olor desagradable que puede molestar a tus compañeros de trabajo. No quieres ser el colega oloroso, ¿verdad?

7. Hidrátate

Hábitos saludables en el trabajo.

La hidratación es algo clave y si estamos muy ocupados en el trabajo podemos olvidarlo. Una mala hidratación puede afectar la capacidad de concentración e incluso la memoria a corto plazo. Intenta beber, de a pequeños sorbos, unos 300 mililitros cada dos horas. Si el agua te aburre, bebe soda o agrégale algún saborizante natural.

8. Ten reuniones caminando

Estar sano en la oficina.

Si puedes y tus colegas te apoyan, evita organizar reuniones en salas. En cambio, queden en salir a caminar mientras discuten la agenda del día. Además, elige la escalera antes que el ascensor y mejor si vas hasta el escritorio de tu colega antes que mandarle un WhatsApp.

9. Ventila los ambientes

Hábitos saludables en el trabajo.

Es importante abrir de vez en cuando las ventanas y ventilar los ambientes, incluso en invierno. De esa manera, se oxigena el aire, se reduce la concentración de CO2, se van los olores y se reducen los riesgos de contraer un virus. Con 10 minutos al día es suficiente.

10. Levántate de la silla

Mantenerse activo en el empleo.

Lo ideal sería cada treinta minutos, pero por lo menos, levántate de la silla una vez por hora y camina un poco. Puedes ir al baño, buscar agua, servirte un café o lo que tú quieras. Dar una vuelta te servirá para reducir el estrés y será la ocasión perfecta para entablar relación con tus colegas.

11. Organiza tu día

Cuidar la salud en el trabajo.

«La mejor organización no asegura los resultados; pero una estructura equivocada es garantía de fracaso». Planificar tu jornada a primera hora del día, estableciendo objetivos y el tiempo que dedicarás a cada tarea, te permitirá aumentar tu productividad y reducir el estrés.

12. Mantén una buena postura

Hábitos saludables en el trabajo.

Colocar el monitor a la distancia adecuada, mantener la espalda recta, las rodillas a 90º, relajar los hombros… Al principio deberás prestar atención a estos pequeños ajustes. Tal vez puedes poner una alarma cada media hora para recordarte chequear tu posición. En pocos días se hará un hábito en el que no deberás ni pensar.

13. Lávate las manos (y los dientes)

Buenas prácticas en la oficina.

Las manos son una autopista para los gérmenes. Lavarse las manos con frecuencia es la forma más efectiva de evitar la propagación de enfermedades, desde un resfriado hasta meningitis o bronquiolitis. Adopta la costumbre de lavarte las manos cuando llegas al trabajo, después de ir al baño y antes de comer.

También es un buen hábito lavarse los dientes después de almorzar. En primer lugar, mantendrás la higiene de tu boca. Pero, además, la menta te servirá para luchar contra la modorra que llega a la hora de la siesta.

14. Establece límites

Estar sano en la oficina.

El trabajo debe tener un horario. Más aún si tienes un trabajo freelance y lo haces desde tu casa. Es vital poder desconectar, aprende a delegar y disfrutar del tiempo de ocio. Después de todo, no descansar limita el rendimiento y es contraproducente.

15. Aprende a soltar

Mantener el cuerpo sano en el trabajo.

Ya sabemos que los millennials en el trabajo nos aburrimos fácilmente. Simplemente somos así y no hay que disculparse por ello. Si definitivamente estás muy agobiado, considera la posibilidad de que tu trabajo no dé para más.

En ese caso, siempre puedes renunciar al trabajo y buscar nuevos horizontes. Este sería el momento ideal para emprender un viaje antes de que lleguen más obligaciones (a.k.a. hijos) y los achaques de la edad comiencen a frenarte. Eso sí, por más saludable que seas, no olvides contratar un seguro de salud de viajes.

Además, puede ser la oportunidad que estabas buscando para pausar, revisar tu vida y, si es necesario, ¡darle un nuevo rumbo! Con las experiencias de nuestros amigos de GrowPro Experience puedes estudiar cursos vocacionales en los mejores destinos del mundo y tener la oportunidad de estudiar, trabajar y vivir en el extranjero.

¿Te gusta la idea? ¡Dale un vistazo a estas oportunidades y conoce más información!

Ejemplos de hábitos saludables en el trabajo

Hay formas concretas con las que puedes ayudar a tu estado de salud, tanto en la oficina como en cualquier ambiente laboral. Es muy sencillo. Sin embargo, recuerda que un «hábito» es una acción repetitiva, no algo que haces una sola vez.

Dicen que para adquirir un hábito es necesario hacerlo durante 21 días seguidos. Por eso, al principio puedes ayudarte programando alarmas con recordatorios o pegando carteles en tu escritorio a modo de checklist. Lo importante es que te esfuerces en hacerlo; luego saldrá naturalmente.

Aquí te dejamos algunos ejemplos de hábitos saludables en el trabajo que puedes comenzar a adoptar en tu rutina:

  • Beber un vaso de agua cada hora.
  • Comer una manzana por día.
  • Almorzar ensalada 3 veces por semana.
  • Lavarse los dientes después de almorzar.
  • Tomarse 10 minutos de descanso por cada hora trabajada.
  • Revisar la postura cada 30 minutos.
  • Lavarse las manos al llegar al trabajo, antes de comer y después de ir al baño.

El último consejo es que hagas las cosas con moderación. El objetivo de tener hábitos saludables en tu trabajo es que te sientas mejor, no que sufras. Por eso, permítete tener deslices que te hagan feliz. Después de todo, de eso se trata.

Ahora ya conoces 15 hábitos saludables en el trabajo que puedes incorporar hoy mismo (bueno, también puedes empezar el próximo lunes 😉). Lo importante es comenzar. Verás que no cuesta nada y cada acción que tomes te ayudará a sentir el cambio. Escribe en los comentarios si tienes un hábito que no hayamos mencionado. ¡Éxitos en tu nueva rutina!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here