Millenials en el trabajo | ¿Por qué renunciamos a un empleo?

0
1130
millenials-en-el-trabajo

Mucho se ha dicho y escrito sobre nosotros. Algunos nos llaman la generación perdida, otros dicen que somos «difíciles de manejar», pero nunca nadie se ha puesto en nuestros zapatos para entender qué nos motiva y nos llena de satisfacción a los millenials en el trabajo ⭐.

Entre todo lo que dicen, quizás en algo tengan razón: ¡somos rutina-fóbicos! Amamos cuando tenemos oportunidad de salir de nuestra zona de confort (tal vez por eso adoremos viajar más que ninguna otra generación).

Y, cuando nos enfrentamos a un escritorio gris, falto de vida y de un ambiente vibrante y estimulante, por supuesto que no estaremos por mucho tiempo. No nos pueden culpar por eso ?.

Y es que a los millenials nos pueden acusar de todo, ¡menos de ser conformistas! Queremos emoción, queremos retos, queremos experiencias en nuestras vidas. Por eso, cuando nuestro trabajo no nos apasiona, soltamos anclas y velas para zarpar a todo vapor de ese lugar.

Seguro que ya te has identificado con algo de lo que te hemos dicho, pero aquí queremos desahogarnos y contarte cuáles son las 10 razones por las que los millenials renunciamos al trabajo. Nos cuentas si te identificas con alguna, ¿vale?

10 cosas que aburren a los millenials en el trabajo

1. No hay un sentido de propósito en la empresa

No hay un sentido de propósito en la empresa | Millenials en el trabajo

Ya lo decía Simon Sinnek en un video que se hizo viral por hacerle ver a los demás que los millenials no somos el alfa y el omega de todos los males del mundo moderno. Crecimos creyendo que podíamos teníamos la responsabilidad de cambiar el mundo.

En el trabajo, como no podía ser de otra forma, necesitamos saber que estamos inspirando a alguien, resolviendo sus dudas, ayudándolo a conseguir sus objetivos y, básicamente, que estamos haciendo del mundo un lugar mejor ?.

Por eso, una empresa que tenga como único propósito el crecimiento y la expansión económica no nos retendrá por mucho tiempo entre sus tentáculos corporativos. ¡Menos si la única motivación que nos dan para trabajar son el salario (que a veces ni nos alcanza) y los bonos!

En palabras de Gandhi, nos apasiona ser el cambio que queremos ver en el mundo. Así que si sentimos que no podemos crear un impacto positivo, diremos «Next».

2. Nunca se nos reconoce

Nunca se nos reconoce

Hablando de las motivaciones de los millenials en el trabajo, queremos que nuestra labor sea valorada y reconocida, no solo por nuestros jefes, sino por nuestros compañeros. Aunque hay que decir que esto no solo es cosa de millenials, ¿recuerdas cuando Homero casi enloquece porque el Sr. Burns nunca recordaba su nombre?

Homero está lejos de ser un millenial pero ese capítulo de Los Simpson nos dejó una gran lección: ¡el reconocimiento nos importa ?! Así que, por más que nos esforcemos, si nadie nos dice un “gracias” o “buen trabajo”, comenzaremos a ver nuevas opciones de trabajo.

3. Creatividad, ¿qué es eso?

Creatividad | Millenials en el trabajo

Los millenials somos creativos e innovadores por naturaleza. ¡Y es que crecimos en una era de transformación ?Nosotros despedimos la era análoga y le dimos la bienvenida a la era digital.

Entonces, ¿cómo es que algunas empresas nos pidan que nos quedemos, en el mejor de los casos, 8 horas sentados en un escritorio aburrido, desarrollando procesos mecánicos y repetitivos donde nuestros cerebros alcanzan a reunir unas cuantas telarañas imaginarias ??

Si el ambiente no es creativo ni desafiante, los millenials no dudaremos en renunciar a nuestros trabajos. ¡Incluso eso nos puede servir de combustible para emprender! De ser así, checa esta experiencia:

Amamos crear, es parte de nuestra identidad. Nos gusta pensar y nos gusta ver hasta dónde pueden llegar nuestras habilidades. No creemos en los límites y las empresas donde trabajamos tampoco deberían.

4. Ya conocemos todos los procesos y no hay nada nuevo que aprender

Ya conocemos todos los procesos y no hay nada nuevo que aprender

Una de las mejores formas que encontramos de mejorar el mundo es alcanzando nuestro máximo potencial personal y profesional. De ahí que sea tan importante para nosotros estar en una compañía que nos abra las puertas a experiencias transformadoras y retadoras.

Aunque como a cualquier persona nos gusta la estabilidad de lo conocido, la realidad es que nos sentimos intrigados por lo desconocido. Es un llamado que a veces es muy difícil de ignorar.

Y si llevamos un buen tiempo trabajando con procesos que nos conocemos más que la letra del Aserejé, no hay más que podamos hacer. Las alas comenzarán a abrirse de a poco buscando un nuevo destino donde podamos saciar nuestra hambre de aprendizaje.

5. No hay posibilidades de crecimiento

No hay posibilidades de crecimiento

En sintonía con el punto anterior, si nos sentimos estancados en el mismo puesto de trabajo, cuando lleguemos a casa vamos a ver un reflejo en el espejo que no nos gusta en lo absoluto: el de la limitación.

La empresa donde trabajemos nos tiene que mostrar posibilidades reales de crecimiento que nos motiven y que nos inspiren a dar lo mejor de nosotros. Eso nos mantiene con la energía a tope y las ideas frescas ⚡.

Si una empresa nos permite llegar tan lejos como lo visualicemos en nuestros sueños, sentiremos que estamos en el lugar correcto para crecer profesionalmente.

6. No vamos con la rigidez

No vamos con la rigidez

¿Cómo se le puede pedir a una generación que creció con el Hakuna Matata que cumpla el mismo horario y rutina todos los días? Una de las cosas que motivan a los millenials en el trabajo es, precisamente, la flexibilidad ?.

Los millenials somos propositivos (algo idealistas) y queremos participar en la construcción de la empresa y los servicios que ofrece. Por eso, su estructura debe ser los flexible para recibir nuestras aportaciones.

Un espacio que nos permita expresarnos y desarrollarnos a nivel personal y profesional es, como dice la canción, “walking on sunshine” ?.De hecho, esa flexibilidad no solo es buena para nosotros sino para las empresas.

Está comprobado que hacer home office, tener horarios flexibles a lo largo de la jornada laboral incrementa la productividad en comparación con jornadas interminables de trabajo continuo. ¡Esto es gana-gana!

7. Es más fácil entender a Nietzsche que encontrar motivación en el ambiente laboral

Motivación en el ambiente de trabajo

Y que la analogía de este subtítulo sirva para entender que, hacer un esfuerzo casi descomunal, para levantarse todos los días e ir a la oficina a trabajar en un ambiente más muerto que la carrera de Ben Affleck (después de Batman) es algo que aburre a cualquier millenial (¡y creemos que a cualquier persona!).

Un ambiente laboral hostil, lleno de caras largas, donde cada quien va a lo suyo sin compartir con los demás y donde nunca se escucha ni un risilla -o un sollozo al menos- que nos recuerde que somos humanos y estamos vivos es una de las principales razones por las que se aburren los millenials en el trabajo.

Caso contrario es cuando encontramos un ambiente dinámico, con una mezcla de personalidades diversas en el que fluye la creatividad, la confianza y el liderazgo inspirador. ¡Allí encontraremos un lugar en el que queremos estar!

8. No nos sentimos parte del equipo

No nos sentimos parte del equipo

A los millenials nos entusiasma plantear y desarrollar ideas en equipo. El trabajo colaborativo nos conduce a retroalimentarnos y llevar todas nuestras ideas más allá. Entonces, ¿qué ocurre cuando una empresa se sustenta en un trabajo individual, con cero interacción entre los miembros del equipo?

Básicamente, ¡es la receta para el desastre de retención laboral para un millenial!
Amamos la sensación de trabajar en conjunto para un bien mayor, concluir un proyecto hecho a varias manos del cual nos podamos sentir orgullosos en un futuro ?.

Del mismo modo que no es igual decir «los dolores de las piernas que las piernas de Dolores», las empresas no deben confundir que si los millenials trabajamos con audífonos, para concentrarnos, es igual a decir que no queremos trabajar en equipo nunca.

Es decir, ¡sí! Amamos relacionarnos con los demás porque es una excelente manera de aprender y ese es nuestro mayor interés.

9. No nos confían grandes responsabilidades

No nos confían grandes responsabilidades

Otra de las razones que desmotivan a los millenials en el trabajo es que nos traten como profesionales incapaces de asumir las riendas de grandes y emocionantes proyectos. ¡La realidad es que hemos estudiado más que ninguna otra generación del pasado! Así que tenemos una clara idea de lo que estamos haciendo con nuestro trabajo.

Somos una generación empoderada ?. Nos entusiasma asumir la responsabilidad de grandes planes dentro la empresa y liderar equipos de trabajo. Tenemos las habilidades, los conocimientos y la mejor actitud para hacerlo. Por eso, si siempre nos dejan tareas pequeñas, no es que queramos salir de ahí, ¡es que tenemos que hacerlo!

10. No soportamos las injusticias

No soportamos las injusticias

Los millenials creemos en la visión de un mundo más justo. Por eso, si vemos que en nuestra empresa promueven al que se la pasa viendo series en Netflix o si reparten la carga de trabajo de forma desigual no pensaremos mucho antes de salir de ese lugar.

La justicia, así como compartir otros valores empresariales, es crucial para que nos sintamos a gusto en una empresa ⚖️.Por esta carga emocional que le atribuimos al trabajo es que los millenials necesitamos identificarnos con los valores de una empresa.

¿Cómo saciar el inagotable deseo de explorar?

Renunciar al trabajo no es el fin del mundo. Así que si has tomado la decisión racional de dejar tu puesto porque cada domingo en la noche sufres en silencio pensando que al día siguiente tienes que lidiar con tu jefe y sus «cambios de humor», tenemos la solución para darle un nuevo rumbo a tu dimensión profesional.

Algunos han optado por emprender su propio negocio (es el caso de Oprah o Steve Jobs), mientras que otros deciden cambiar de aires e irse a recorrer el mundo para despejar sus cabezas de expectativas ajenas y encontrar su verdadero talento (como hizo J.K Rowling).

Entonces, ¿qué tal suena la idea de explorar países increíbles como Australia, Nueva Zelanda, Canadá o España y explorar todas las posibilidades que tienes antes de seguir en la «renunciatitis»?

En estos destinos puedes estudiar y trabajar al mismo tiempo para obtener experiencia profesional en nuevas áreas y ganar una nueva perspectiva en tu vida que te ayudará a ser mejor profesional y coleccionar aprendizajes invaluables.

¿Te animas? Aquí te dejamos algunas de nuestras experiencias favoritas para que las revises. En la web de GrowPro puedes encontrar muchas más.

Si quieres darle un giro de 180° a tu vida profesional, anímate a viajar por el mundo. Descubre tu verdadera pasión mientras estudias y trabajas haciendo uno de estos cursos vocacionales? ¡La aventura llama a tu puerta ?!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here