La importancia de viajar | La decisión que cambia tu vida por completo

0
1801
importancia de viajar

¿Sabes que hay algo curioso con el hecho de viajar? A diferencia de invertir dinero en ropa o algo nuevo, el descubrir lugares, conectar con otras culturas y conocer gente nueva es algo que nadie más puede hacer por ti. La importancia de viajar radica en que es una experiencia única e intransferible.

Viajar implica varias cuestiones ligadas al lado positivo de la vida, a lo que nos hace bien y que de solo pensarlo nos genera una sonrisa. Viajar es hasta la fuente de inspiración de muchos artistas. Son todas esas situaciones, las que a continuación te queremos contar, porque no cabe duda de que viajar es importante para el crecimiento personal.

No dejes de leer, y si quieres aportar, ¡por supuesto que sí! Comenta con confianza y compartamos experiencias entre todos.

La importancia de los viajes

Tan importante como estudiar y trabajar, viajar es una forma de aprender y crecer. Nadie discute el bienestar que produce en nosotros y, sobre todo, lo necesario que es en la vida. Y no es poesía lo que decimos. Es un hecho que los efectos que un viaje produce en la salud son por demás beneficiosos. Desde reducir los niveles de cortisol y dar una mayor sensación de bienestar, hasta prevenir un ataque cardíaco reduciendo sus posibilidades en un 50% gracias al cambio de ambiente y un aire más puro. ¿Ves? La importancia de viajar también se debe a los numerosos efectos positivos que tiene para la salud, debido a estos aspectos que a continuación te mostramos, los cuales nutren el espíritu y revitalizan la mente y el cuerpo:

Conocer el mundo

viajar y conocer el mundo

Dar la vuelta al mundo es el sueño de muchos. La curiosidad parece ser un impulso para ir a explorar tierras lejanas y desconocidas, y dejarse sorprender. ¿No es magnifico? De pronto te encuentras fuera de tu casa frente a las pirámides de Egipto o recorriendo las ruinas de Machu Picchu y entonces confirmas que no es lo mismo mirar una postal que estar ahí. Conocer más rincones del planeta también significa aprender nuevas formas de vida, nuevas culturas que, más allá de descubrirlas, también valoras. Tu mente se abre, entiendes mejor el mundo y los prejuicios se derrumban. Nadie puede engañarte con algo que has visto con tus propios ojos. La importancia de viajar está en que no hay marcha atrás, es un boleto solo de ida en la vida.

Hacer nuevos amigos

hacer amigos

Somos seres sociales por naturaleza, siempre vamos a interactuar con otros por más introvertidos que seamos. A lo mejor nosotros no nos atrevemos a iniciar una charla, pero sin darnos cuenta, ya estamos conversando con nuestro compañero de asiento en el bus local o con otro turista que se perdió y se acercó a pedir ayuda. No hay que tenerle miedo a viajar solo, ya que es una de las mejores formas de conocernos a nosotros mismos, para aprender a disfrutar de nuestra propia compañía. Verás que es posible pasarla bomba contigo mismo, luego de ello vienen los amigos y quién sabe, tu media naranja, tal vez.

Encontrar a tu media naranja

viajar y conocer tu media naranja

Esto es cuasi inevitable y es otra palomita en la lista sobre la importancia de viajar. Podríamos escribir 10 mil artículos sobre el amor, pero si algo es cierto es que hay algo sumamente especial en conocer a alguien en un viaje. Quizá se trata de un local de la ciudad o cualquier destino que visitaste solo o quien estaba a tu costado en el avión, pero compartir un viaje y descubrir que la química da para algo más que una amistad es una experiencia que quedará por siempre en los mejores capítulos de tu biografía. Luego saldrán películas como Before Sunrise de Richard Linklater (si no sabes de qué trata, mira el trailer de nuestra recomendación cinéfila, aprovechando la ocasión). Lo cierto es que un viaje es el mejor contexto para que una historia de amor fluya, sin importar cuánto dure.

Una de las cosas más divertidas que sucede con las parejas formadas por personas de lugares lejanos es el intercambio cultural y las bromas sobre los dialectos y los acentos, siempre con respeto, claro. Encontrar el amor en el lugar menos esperado se siente como haberse ganado la lotería, es como hallar una aguja en un pajar.

Aprender otro idioma

aprender un nuevo idioma

¿Sabes qué es mejor que estudiar un idioma? Ponerlo en práctica, ¿y sabes cuál es el mejor lugar para ponerlo en práctica? En su lugar de origen. Puede ser un viaje de una semana, o de tres meses o más, pero sentirás la diferencia al hablar un idioma nuevo con un nativo, y mejor aun, si se convierte en tu amigo. Entablar amistades con hablantes de otros idiomas es más que divertido, es provechoso. Si tienes que volver a tu lugar de origen, al menos tendrás con quién practicar; sin embargo, descubrirás que pedir un café o preguntar por una dirección en otro idioma, porque tuviste que hacerlo, es la mejor manera de perfeccionarte.

Un buen «pretexto» para viajar es aprender otro idioma, por eso cada vez más jóvenes deciden atreverse y potenciar su aprendizaje con algo más que practicar, y es buscar nuevas vivencias que sumen a su vida de manera más completa. Estas experiencias son las que muchos buscan, échales un vistazo:

Explorar la naturaleza

explorar la naturaleza

Hay dos tipos de personas, los «bichos de ciudad» y los «ratones de campo», como también hay quienes prefieren ambos y con la naturaleza no hay nada que perder: el aire fresco, los paisajes y la sensación de libertad son en conjunto algo que definitivamente no tiene precio. Otro de nuestros puntos más interesantes de la importancia de viajar.

A muchos quizá no les venga bien acampar a la luz de la luna frente a un lago y mucho menos pensarían en mudarse un día al bosque y cultivar su propia comida; pero algo que no pueden negar es que el contacto con la naturaleza, aunque usen las picaduras de mosquitos como excusa, tiene muchos beneficios para la salud, tanto física como mental, gracias a la poca contaminación, la belleza y la libertad de permitirnos ser nosotros mismos que produce.

Vivir nuevas aventuras

viajar y nuevas aventuras

Cuando hablamos de aventuras, significa atreverse a algo nuevo, algo que por lo general nos produce cierto temor justamente por ser desconocido, pero he ahí lo interesante del asunto. Ver los miedos y los obstáculos como desafíos hacen que la vida sea una constante aventura, es decir, cero aburrida. El hecho de atreverse a salir de la tan mencionada zona de confort es el primer paso para algo grande, una aventura extraordinaria, que siempre encontrarás al viajar y descubrir nuevos senderos, enfrente y dentro de ti.

De lo único que habría que arrepentirse es de no haberlo intentado. El tiempo cura todo y lo que queda es lo que aprendiste, además de la satisfacción de hacer algo nuevo y de haberte sacado el miedo y las dudas. El primer paso es el más difícil, pero la aventura vale la pena definitivamente.

La necesidad de un cambio

viajar y cambiar

A veces un viaje no es suficiente, hay algo más en nosotros que nos dice que hemos encontrado nuestro lugar en el mundo, y no es en el que estamos actualmente. Decidimos migrar. Pero, ¿cómo encontramos nuestro lugar en el mundo? La respuesta es obvia: viajando, explorando, conociendo.

Nada sale de la nada y si visitaste un lugar que te cautivó, sentirás un pequeño bicho que no descansará hasta que emprendas la mudanza. Puede que hayas ido a Canadá o a Australia y con tu vuelo de retorno a tu lugar de origen se vinieron también las ganas de volver. Te empiezas a cuestionar qué es el hogar, ¿un lugar físico?, ¿una idea abstracta? Y para no seguir pensando, empiezas buscando información sobre emigrar a Canadá o el lugar que te enamoró y elegiste para empezar de nuevo. Preparas el viaje y el cambio de vida empieza, y aunque no es nada fácil, no hay absolutamente nada de qué arrepentirse, esa es la importancia de viajar.

Notarás que cada aspecto está conectado con otro, puedes aprender un idioma y la persona nativa resulta ser tu amiga o tu media naranja con quien puedes explorar la naturaleza o quedarse juntos y cambiar de vida.

Las combinaciones y probabilidades son infinitas, pero todas suman como historias increíbles que nadie, repito, nadie te las podrá quitar. Tal vez sirvan de inspiración para tus hijos o tus nietos, cuya admiración ya te ganaste con la cantidad de anécdotas sorprendentes que tienes para contar, solo porque decidiste que así sea, que iba a ser peor arrepentirse años después de no haber hecho ese viaje que tanto quisiste.

“Quien vive ve mucho. Quien viaja ve más” dice un proverbio árabe, y como esa hay tantas frases llenas de verdad, porque estamos todos de acuerdo con la importancia de viajar y lo fértil que es, cosechando experiencias, aprendizajes y vínculos, tan necesarios en nuestras vidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here