Cómo hacer un proyecto de vida | ¡Guíate con estos 8 consejos!

0
253
Como-hacer-un-proyecto-de-vida

Quien diga que tiene la vida resuelta, que tire la primera piedra. La incertidumbre es una constante para todas las personas, pero ¿el azar debe determinar nuestra vida cotidiana? En pequeñas dosis, está bien para darle emoción. Sin embargo, a largo plazo lo primero que hay que saber es cómo hacer un proyecto de vida.

Muchas veces las cosas no salen como uno las planifica y terminamos peleados con el mundo: «expectativa versus realidad». ¡Relax, que es lo más normal! La clave para no perderse en el camino ni estancarse es mantener el equilibrio. Es decir, no irse ni a un extremo ni al otro, y aquí radica la importancia de tener un buen proyecto de vida.

Sigue leyendo, pues en este artículo te damos 8 píldoras rápidas sobre lo qué debes tener en cuenta para hacer tu proyecto de vida. ¿Comenzamos?

8 consejos sobre cómo hacer un proyecto de vida

cómo hacer un proyecto de vida

¿Aún no sabes qué rumbo tomar? Tranqui. En este artículo te vamos a dar 8 consejos para armar tu proyecto de vida. Al ponerlos en práctica, notarás que una buena guía es importante para no perder el norte. ¡Conócelos aquí!

1. Analízate

como-analizarse-a-sí-mismo

«Conócete a ti mismo» decía Sócrates y, aunque el concepto podría ser más complejo, lo primero que debes mirar es tu interior. ¿Qué tal emprender un viaje para encontrarte a ti mismo? Por qué no. Todo suma. Pero incluso si no sabes cómo autoevaluarte, en este primer paso puedes terminar mareándote.

Para ello, plantéate simples pero poderosas preguntas para saber cómo hacer tu proyecto de vida:

  • ¿Qué estoy haciendo ahora?
  • ¿Qué me da placer?
  • ¿Me gusta cómo estoy?
  • ¿Qué cambios necesito?
  • ¿Cuáles son mis valores?

Responder estas preguntas con total honestidad y determinar en qué lugar estás ahora te ayudará no solo a crear un panorama de ti, sino a proyectar expectativas y objetivos más realistas de acuerdo con tus posibilidades.

Ten en cuenta que perder el sentido de realidad te traerá frustraciones por exagerar en objetivos que pueden ser demasiado difíciles para empezar.

2. Observa tu entorno y cómo determina tu estado

hacer un proyecto de vida analizando el entorno

Una vez que te has mirado en el espejo y has identificado tus intereses, valores, limitaciones, habilidades y expectativas, toca mirar hacia afuera, a tu alrededor. Una persona se define por lo que es, pero también por quiénes elige para rodearse. Pregúntate, ¿qué tanto tu entorno te permite crecer?

Los humanos somos seres colectivos por naturaleza. Por eso, no basta con saber quién eres, de dónde vienes y hacia dónde quieres ir. También es importante observar qué tanto incide tu familia, amigos, pareja y circunstancias a tu alrededor en tu presente y qué tanto lo harían en tu futuro.

En su charla Una nariz de payaso para entender el mundo la comunicadora, clown y actriz Wendy Ramos dice que «tu fiesta (tu vida) es tuya, no de tus invitados». Reconoce que el humor es vital para despojarse de miedos y prejuicios. Es una perspectiva que te será útil para saber cómo hacer tu proyecto de vida y aplicarlo.

3. Plantéate metas pequeñas y grandes

objetivos en un proyecto de vida

Si tienes más claro quién eres en este momento, cuáles son tus necesidades actualmente y qué cosa quieres y puedes alcanzar, ha llegado el momento de dar el siguiente paso: definir los objetivos. En este punto también es importante que actúes con total honestidad, total, ¡nadie más está viendo!

Los objetivos pequeños, es decir, los que puedes cumplir a corto o mediano plazo te ayudarán a acercarte a tu mayor meta. Incluso pueden ser objetivos diarios o semanales, dependiendo de qué es lo que quieres lograr. ¿Hacerte un viaje este verano? Podrías proponerte ahorrar para viajar y llegar a una suma cada mes.

La satisfacción de cumplirlos es algo que nadie puede explicarte, debes vivirla tú. Además, esto te hará sentir confianza para asumir nuevos retos más complejos. Recuerda que todo es un proceso. La idea es disfrutar del viaje y no transitar como si se te hiciera tarde para llegar a clases.

4. Escríbelo y compártelo

compartir un proyecto de vida

Todo esto que te estás planteando sobre cómo hacer un proyecto de vida es bueno escribirlo en un papel, en tu tablet o en una hoja de Excel… Donde te quede más cómodo y, sobre todo, donde no quede refundido y lleno de polvo.

Puedes pegarlo en tu nevera, en tu escritorio o en tu agenda. Los especialistas coinciden en que escribir no solo es terapéutico, también te ayuda a ordenar tus ideas. Pero además de eso, nunca viene mal apoyo externo. No te decimos que publiques todo esto para tus seguidores de Instagram, ni lo sueñes.

Pero si ya tienes en claro cuál es tu gente de confianza, podrías compartir tu proyecto de vida y pedir ayuda para cumplir tus objetivos. Eso sí, no olvides que tú estás al mando y lo que pides es un poco de apoyo, no un copiloto.

5. Transforma tus planes en cadenas de acción

ahorrar dinero

¿Ya escribiste tus objetivos? ¿Le pusiste colores y stickers? ¡Excelente! Ahora sí llegó el momento de la verdad y quizá el más difícil. ¿Recuerdas la frase de tu tía: «Del dicho al hecho hay mucho trecho»? A partir de todo esto que ya pasaste al limpio y por escrito, toca demostrar que es posible cumplir con el hecho.

Trazarte esos pequeños objetivos que te lleven a tu meta principal, será de gran ayuda en esta etapa del proceso de cómo hacer un proyecto de vida, pues pasas de lo abstracto a lo concreto y con una guía más clara de lo que tienes que hacer. Los emprendedores exitosos suelen ser los mejores referentes en ocasiones como esta.

Por ejemplo, si tu objetivo diario es consumir más agua, programa un recordatorio cada dos o tres horas para tomar tu vaso, pon a la vista tu vaso favorito y evita ignorar los recordatorios. Esa es una cadena de acciones para cumplir un objetivo, puesto a la menor escala. ¿Ves que así no se ve tan complicado?

6. Monitorea tu plan

monitorear-proyecto-de-vida

Cuando publicas una foto en tus redes sociales, ¿solo la posteas y ya? No, ¿verdad? Haz lo mismo con tu proyecto de vida. Si no monitoreas tus cadenas de acción, es muy probable que desistas al poco tiempo. O puede que si no ves los resultados esperados, te frustres y tires la toalla. ¡Esto no debe detenerte!

La observación constante de tus propios pasos para lograr tus objetivos sirve justamente para tomar medidas cuando algo no está saliendo como lo planeado y corregir lo que sea necesario. No olvides que somos seres humanos, nos equivocamos porque no nacemos sabiéndolo todo, menos cómo hacer un proyecto de vida.

Calma y mantén tu enfoque. También como seres humanos, vamos cambiando de intereses y necesidades a mediano y largo plazo, por lo que el control de tu plan de vida será necesario para hacer las modificaciones que eviten que te desvíes de tu camino.

7. Permítete equivocarte

cometer errores

Ya te decíamos más arriba, ¡somos seres humanos y no vamos a hacer todo perfecto! Si hay un error, se corrige. Si no estás acercándote a tu objetivo, cambia de estrategia. Puede sonar cliché, pero los clichés son repeticiones. Y si algo se repite es por alguna razón.

La búsqueda de la felicidad no es fácil. Pero imagínate lo aburrida que sería la vida sin ningún tipo de desafío. Permítete equivocarte y, a partir de ahí, plantea mejores cadenas de acción en tu proyecto de vida. Tanto los aciertos como los errores te van a llevar al éxito, lo único que debes evitar es detenerte. Disfruta del viaje.

8. Viaja, aprende y experimenta siempre

disfrutar el viaje

El conocimiento no solo viene de los estudios académicos, así que no dejes de curiosear, experimentar y aprender.  Además de saber cómo hacer un proyecto de vida, descubrirás que todo suma para ganar sabiduría y tomar mejores decisiones.

La importancia de viajar radica en la infinidad de mundos posibles que tienes por conocer si tomas la determinación de salir a explorar el mundo. Puedes encontrar cualquier pretexto para salir de tu ciudad y conocer tierras nuevas: estudiar y trabajar, tomarte un año sabático, ser nómada digital, etc.

Descubrir nuevos lugares siempre será una buena idea. Llegado el momento, tienes que tomar el control de tu vida y sentirás un poder indestructible. Aprenderás a identificar lo que realmente te hace feliz sin importar lo que la sociedad impone.

Nunca dejes de intentar cosas nuevas, viajar, estudiar, hacer el curso que siempre quisiste. Dale a las cosas que haces el valor que merecen. ¿Qué tal si viajas a Australia, Canadá o Nueva Zelanda con estos cursos de GrowPro en tus próximas vacaciones? Conocer nuevas realidades te acercará más a lo que te gusta en realidad.

Saber cómo hacer un proyecto de vida es encontrar el equilibrio del que te hablábamos al inicio. La clave es empezar y que nada te detenga. Esperamos haberte orientado y, sobre todo, motivado. ¡Coméntanos cómo te va! ¡Nos leemos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here